Publicaciones etiquetadas con: relaciones

Cuando Shiva no puede con Kali

kali-bAntes que nada debo aclarar que me gustan mucho los arquetipos, los “dioses” (con d minúscula) como arquetipos, mas no como idolatría ya que de esa manera entregamos nuestra energía. Los aspectos femeninos son muy complejos, y por eso muy incomprendidos. Los hombres en la actualidad están en un proceso de integrar su femenino, con todo lo que esto implica.

Contrariamente a lo que se piensa, el comportamiento violento proviene de un exceso de energía femenina en los hombres y no al contrario. De hecho los hombres violentos tienen cosas que resolver con su madre, son violentos y sufren de eyaculación precoz porque han sido castrados por sus madres, suelen atraer mujeres a quienes someten, o por lo contrario, atraen mujeres dominantes.

Ya sabemos que las mujeres son de Venus y los hombres son de Marte, de hecho las personas con cuadratura de Venus y Marte en su carta natal (como yo), tenemos un gran aprendizaje en cuanto a relaciones se refiere, las mujeres suelen “suponer” muchas cosas y los hombres ni idea, por lo que definitivamente no hay una mala intención, simplemente cada uno piensa distinto. La mujer tiene un exceso de emocionalidad y el hombre suele tener el prexo solar muy abierto, en una relación alquímica ambos se ayudan a potenciar la energía en el vientre, la voluntad, eso es lo ideal, pero no siempre ocurre, pero todo es perfecto.

Cuando la diosa Kali se manifiesta en una mujer pueden ocurrir muchas cosas, una de ellas es que el hombre tenga la suficiente templanza como para sostener esa energía destructora de patrones o huir en el intento. Cuando el hombre huye la mujer se siente abandonada, piensa que el hombre no la quiere, y claro está si el hombre discute hay mayor caos. Si observamos cómo ilustran a Shiva con Kali, él está quieto, esperando que Kali termine de destruir lo que tiene que destruir, pero está PRESENTE, y lo pongo en mayúsculas porque lo peor que puede hacer un hombre es alejarse, sé que debe ser muy difícil, pero si no lo hace se logra un avance cuántico y por consiguiente se abre un nuevo paradigma en las relaciones hacia el “verdadero” amor, porque recordemos que las parejas deben aprender a amar dejando de lado sus patrones limitantes, pero en el camino sucederán muchas cosas.

“La mujer necesita ingresar a su pozo de oscuridad y el hombre a la cueva del dragón”. Cuando la mujer está en el pozo el hombre no necesita responder ni dar soluciones, ella sabe salir sola del pozo, esto lo he aprendido de Miyo Fiel, no son palabras mías. Cuando la mujer desborda en verdades, casi ningún hombre puede soportarlo porque lo puede decir de manera inadecuada y con ofensas, es el recuerdo de todo lo que la mujer ha recibido de lo masculino en todo su linaje. Por otro lado cuando el hombre está en su cueva y contesta de manera cortante (cosa que exaspera a la mujer), a nosotras nos toca aprender a controlarnos, es un proceso de contracción que ocurre ante las frecuentes incomodidades que ocurren en una relación de pareja, pero que son el potencial para abrir más luz y lograr el aprendizaje, y si se consigue, esto ya no se repite ni en la pareja ni con futuras parejas, el tema es estar conscientes,  por lo menos una de las partes debe estarlo, de lo contrario es puro caos. Cuando ya no quieren conversar, cuando el silencio es la mejor respuesta, esa relación está agonizando, le queda poco tiempo, no es el camino.

El hombre debe aprender que la mujer irremediablemente debe entrar en catarsis, así como lo hace la madre naturaleza en un desastre natural, necesita liberar toda la basura ancestral que ha acumulado, incluyendo la de su pareja, ya que recordemos que la mujer es vasija en la relación íntima, es como una piscina que deja ingresar todas las impurezas y no alcanza limpiarlo. El hombre que no soporta esta catarsis tiene su lado femenino dañado, está rechazando el exceso de lo femenino experimentado con su madre.

Las nuevas parejas deben aprender la sexualidad sagrada, el amor por encima del sexo, sublimar la energía sexual permitiendo la participación de la divinidad en el acto y no un mero hecho mecánico y animal, el sentimiento por encima de la satisfacción. El Sistema hasta te dice cómo debes hacer el amor, todo para desconectarnos de nuestro potencial y nuestra capacidad creativa, tenemos mucho camino por delante, mucho por desaprender para volver a integrar, las caídas nos fortalecen si es que aprendemos las lecciones. Ahó.

Finalmente comparto la canción de Vicentico y Diego Torres “Usted”, ya que ellos hacen un homenaje a la mujer desbordada pero que está creando algo nuevo.

Anuncios
Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Ser Fiel a Uno Mismo

Lamento no haber escrito en las últimas semanas, estuve de viaje y retiro interior.

manosEl tema que quiero hablar es acerca de la fidelidad hacia uno mismo y cómo por ley de la correspondencia, vibración y de causalidad obtenemos exactamente lo que estamos proyectando.

En algún momento de mi vida sufrí una infidelidad del que fue mi esposo. En aquel momento, obvio está, uno asume el papel de víctima y se lamenta de la mala suerte que uno puede tener, pero ya con mayor consciencia sabemos que no hay mala suerte alguna.

Cuando uno sufre una infidelidad de una persona, es porque no se está siendo fiel a uno mismo, y es lo que recibimos por causa-efecto. ¿por qué entonces no era fiel a mi misma? Porque el matrimonio para mí era algo aprendido, pensaba como muchas mujeres siguen pensando hasta hoy que se tienen que casar a cierta edad, de hecho me casé a los 27 años muy “apurada” pensando que se me iba el tren. La persona con la que estaba era un buen tipo y me quería bastante, sin embargo, mi afecto era más que nada filial, de amigo, un amor de compañero, más allá de una pareja, sinceramente no tenía idea de lo que era el amor de pareja.

Esta situación sin duda genera mucha infelicidad, ya que no podía corresponder espontáneamente a un verdadero amor de pareja, y hoy comparto lo que plantea Walter Risso, que se divide en Eros (deseo), filia (amistad, compañerismo) y Ágape (Amor incondicional). Yo no tenía problemas con los dos últimos, podía ser una buena amiga, muy leal, incluso adoptaba posturas más bien maternales, guiando el camino como si fuera mi hijo, y muy en el fondo, a pesar de tener el control de la situación, esto no me gustaba nada, no estaba siendo fiel a mi misma.

No puedo lamentarme al respecto ya que aquellas situaciones fueron para mí aperturadoras de consciencia. Tanto la persona que no ama como la que no se siente amada son igual de infelices, pero la fuerza del sistema de creencia de aquel entonces, donde el matrimonio era para siempre, era muy fuerte, y lo más fácil para el ser humano es el autoengaño, convencerse que las cosas están bien, que eres afortunada por tener a alguien que te ame, es allí cuando las adicciones pueden acentuarse, ya que “ayudan” a sedar el dolor que uno no quiere ver.

Cuando finalmente me enteré de la infidelidad me sentía perdida ya que todo un sistema cayó cual edificio derrumbado, era volver a empezar: siete años de relación incluyendo dos años de matrimonio, ya por cumplir treinta años y sintiéndome totalmente vieja.  El gran acierto que tuve fue que sabía que requería ayuda, así que busqué una psicóloga y también me dediqué a hacer cosas que nunca hice en mis veintes. Esta etapa duró hasta los 33 años donde ya tomé mayor consciencia y comencé en el rumbo espiritual, a encontrar las respuestas dentro de mí y ya no tanto fuera, donde me preocupaba en bajar de peso, en ir a bares y sentirme bonita.

Aquel patrón donde atraía a personas emocionalmente dependientes a las cuales debía solucionarles su vida continuó. Como siempre, buenas personas que me querían y el autoengaño, la diferencia estuvo en que supe parar ambas relaciones, una después de dos años y la otra casi igual. Desde aquel momento me dije a mi misma que iba a estar sola un buen tiempo porque dicho patrón ya no debía manifestarse, que si eso sucede es porque yo lo estoy atrayendo, no se trata de la mala suerte. Y en mi camino espiritual opté por el celibato, el cual no quería experimentar y rechacé la idea que me planteaba mi voz interior, es decir Ares (representado por mi ego) y Morlah (mi ser superior) otra vez en conflicto, y es que puede sonar totalmente pastrulo hacer eso, pero luego de tres años de celibato, entiendo el propósito, no quiero entrar en detalles espirituales porque esta es una elección personal y no pretendo que nadie la siga, a mi me funciona para mi misión de vida. Por supuesto que no será para siempre, y el día que decida romperlo seré 100% fiel a mi misma.

En mi ejemplo hay un caso de autoengaño, de arraigo a un viejo sistema de creencia que me hacía permanecer en una relación donde no era plena a pesar de tener a buenos compañeros, pero eso no es suficiente y no es egoísmo. Hay otros casos de otro tipo que es a la inversa, donde la mujer se desvive por el hombre, intentando complacerlo en todo a costa suya, practicando una falso concepto de sacrificio que muchos tienen implantados, esto se conoce como “Complejo de Wendy”, donde mujeres u hombres están con una pareja “Peter Pan” que se niega a madurar, de hecho al asumir posiciones maternales también caí en ello. El hecho es que una pareja no es un hijo y no solo es un amigo, también es un amante y aprendí que la parte sexual es sumamente importante y el placer no está negado a las personas espirituales. Pero involucrarse únicamente ante una compatibilidad sexual tampoco es suficiente (también lo experimenté), eso es lo más básico. Así que les recomiendo leer a Walter Riso que escribe al respecto.

Eros, filia y Ágape, no hay otra. Ser fieles a nosotros mismos para que el mundo no nos muestre una infidelidad externa. Ser celosos, posesivos, manipuladores, etc., no es ser fiel a uno mismo, porque no creemos en nosotros. Una pareja madura y consciente, deja volar a la otra, se apoya mutuamente, hay mutuo deseo y no se busca por necesidad o para cubrir vacíos. Ser fiel a uno mismo implica amarse tal cual uno es y no buscar en el otro lo que no puedo aceptar en mí. Ser uno mismo sin seguir a otros referentes es lo que amplía nuestro campo electromagnético. Somos únicos, así que no tenemos que seguir ni imitar a nadie.

Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.