Publicaciones etiquetadas con: Kabbalah

¿Qué es la Cábala?

Explicar el significado de la cábala no es sencillo, sin embargo intento hacer una explicación a manera de síntesis. La cábala está siendo desprestigiada por personas que no quieren que se sepa de la misma, acusándola incluso de demoníaca. Cuando uno estudia cábala ingresa a los campos de la filosofía, teología, antropología, numerología, astrología, psicología, historia, etc. Enfocarnos solo en un campo es infinito como lo es el Ain Soph, el infinito que decidió hacerse finito.

La cábala es el camino del auto conocimiento y del conocimiento del Universo. Es recuperar el poder divino en la Tierra, tal cual fuimos creados en el origen. El domingo 1ro de octubre daré un taller Introductorio de Kabblah. Interesados escribir a redflordelis@gmail.com

Anuncios
Categorías: Hannah Karina Sandoval, Videoblog | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

La Vida de un Kamikaze Espiritual

tai-chiHace tiempo que no escribo, estaba un tanto dispersa, tratando de ordenar mi vida.  Me abstraigo bastante estudiando kabbalah y leyendo libros un poco extraños pero que me dan revelaciones realmente extraordinarias. En mi camino espiritual he pasado por muchas etapas, incluyendo las evasivas, ya que si bien he tenido la tendencia de evadir la realidad desde niña yéndome a mi mundo de la fantasía o excediéndome con el alcohol ya mayor, hay momentos en la vida donde hay que decidirse enfrentar la vida tal cual es, sin adornitos adormecedores. La vida espiritual como fuga de la realidad, es como cualquier otra adicción, ouch.

Muchos deciden “buscar a Dios”, cuando ya no encuentran respuestas en la materia, y no está mal, pero lo que he podido percibir es la búsqueda de sensaciones extra sensoriales, estados alterados de consciencia (la misma vaina en otro contexto) y otros ejemplos. Mas sin creerme dueña de la verdad, debo decir que ese camino nos lleva al estancamiento y a un autoengaño apoteósico. Crucé el umbral del fanatismo, perdiendo la consciencia sin ninguna sustancia, me caí de narices más de una vez para finalmente llegar a la kabbalah.

La kabbalah no es un camino que te prometa la tierra prometida de manera fácil, de hecho he visto lugares donde sí lo prometen, lo cual me parece irresponsable. Una persona que decide entrar por ese camino sabe que deberá enfrentar sus propias oscuridades, ya que no somos vasijas de bendición a menos que lo merezcamos, y he allí la labor que para mi es una verdadera toma de consciencia.

Hay evidencias que indican que Jesús fue cabalista, y es que él formó parte de los Esenios, una comunidad judía que se sabe estudiaba la kabbalah, pero lamentablemente hay mucha distorsión respecto a esta comunidad, pero no es el tema de esta entrada. Hay un estudioso de la Kabbalah, el Dr. Mario Sabán, quien ha escrito el libro “El Judaísmo de Jesús”, donde analiza su discurso y lo relaciona con la doctrina de aquella época. El punto al que quiero llegar es que para mi Jesús fue una persona extraordinaria que enfrentó profundamente a sus demonios. Cada vez que leía el pasaje de Jesús en el desierto enfrentando al demonio (que puede aparecerse o no, da lo mismo), es para enfrentar a sus propios demonios, ya que los “oponentes” no son más que acusadores de lo que debemos corregir, o están para detonar lo que debemos trascender.

Entonces el camino de la consciencia es el camino del autoconocimiento, no es nada fácil, repito no es nada fácil. No puedo evitar criticar aquellos dogmas que inducen a la evasión de nuestras sombras, generando la proyección hacia fuera, derivando en fanatismos, homofobias, xenofobias, pedofilias, etc., ya que se basa en rechazar la sombra en vez de integrarla.

Aquello que denominamos “el mal” es una proyección de nuestra oscuridad no resuelta. Pues bien, en kabbalah sin duda queremos recibir los atributos de la divinidad para ser a imagen y semejanza del creador, y esto no es metafórico, es literal, sin falsas modestias. Quien lo logre, tiene la tierra prometida asegurada, pero es un camino que requiere mucha determinación y voluntad y muchas lágrimas derramadas, claro está.

A lo largo de la historia muchos cabalistas han dejado su legado al mundo, antes se estudiaba de maestro a discípulo y estuvo “oculta” por un gran periodo de tiempo para finalmente salir al mundo, llegó el momento. Se sabe que estos cabalistas tuvieron que pasar muchas pruebas para llegar a niveles más altos del árbol de la vida, y debemos agradecerles por todos estos avances que a nosotros nos facilita la labor puesto que en aquellos tiempos la densidad del planeta era mucho mayor y el nivel de consciencia mucho menor, así que si no pensabas como el que tenía el poder simplemente te mataban.

De esta manera de pensar que “hay que luchar contra el mal”, es un paradigma que hay que eliminar puesto ¿qué es el mal? Es un simple punto de vista. El verdadero kamikaze labora en sus propios demonios, corrige lo que tiene que corregir, se convierte en vasija de bendiciones por merecimiento, y trasciende la influencia astral.

Cada carta astral me muestra el mapa de ruta de las personas, los cabalistas dicen que no hay que buscar la astrología como medio para ver el futuro, igual el tarot y otros medios adivinatorios, de hecho el tarot no lo es, son arquetipos que nos ayudan a conocernos más. Una persona “atrapada” por la influencia astral, es totalmente predecible, repite y repite los mismos patrones y no están más que para trascenderlos. Una persona que comienza a hacer conscientes sus actos, es muy difícil predecirla, ya que hace uso de su libre albedrío y se va volviendo creador de sus propias realidades. Es una persona que no culpa a las circunstancias ni a la mala suerte, sabe que los eventos que le ocurren son efectos de una causa, y que debe hacer la corrección.

Mucho se difama a la kabbalah diciendo que es iIuminati o maligna, de hecho es imposible retornar al árbol de la vida si no se ha laborado previamente en uno mismo, para esa persona sería “maligna” puesto que no es vasija de bendición, así que los Iluminati no pueden laborar con la kabbalah, o no con el árbol de la vida sino con el árbol de la muerte, que es otra historia que no voy a mencionar. De hecho a estos grupos les interesa difamar el árbol de la vida para que la gente no se acerque, porque es el camino de la libertad donde podemos ser templos en cuerpo físico como el templo de Salomón donde la Shekinah morará en cada uno de nosotros (la matriz divina).

Si desean conocer más de esta disciplina, los invito al taller que daré el domingo 30 de abril. Más información en el siguiente enlace, pero para ello, deberás entrenarte como un kamikaze espiritual.

https://www.facebook.com/events/1508858812481331/

Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Cuando nos toca morir

lamuerte

Existe la muerte física que es cuando el alma abandona el cuerpo, pero en una misma encarnación podemos morir una, dos o varias veces.  Ya he repetido en reiteradas ocasiones que todos los seres humanos tenemos una misión de vida, que puede ser dedicarse a la familia, y esto no tiene que juzgarse mal, el alma tiene muchísimas experiencias. Debo comenzar contando la experiencia de mi padre que casi muere antes de que yo nazca, estaba desahuciado. El me contaba que escuchaba todo lo que decían los médicos, “preparando” a mi mamá y a mis tías porque él ya no daba para más a lo que mi padre, que estaba supuestamente inconsciente, pensaba “Estás hablando tonterías, yo no voy a morir”.  Pues bien, mi padre se recuperó y el siempre me dice: “Si hubiera muerto no hubieras nacido”.

Ahora puedo decir que mi padre sí tuvo una muerte porque no volvió a ser la misma persona después de eso, y mi maestro de Kabbalah dice que hay momentos donde permitimos que ingrese otra alma más evolucionada. Lo cierto es que muchos aspectos del “viejo yo” sí que mueren. Mi padre tenía una misión de vida que al parecer no pudo cumplir y tuvo un “replanteamiento” ante el Concejo Kármico. A nivel familiar se le venían grandes retos como  su futura hija (yo) y sus nietos (mis sobrinos). La verdad es como si padre hubiera cumplido con el trato con creces, es un excelente padre y abuelo, es sobresaliente, realmente no sé como lo hace y yo no he sido fácil. Justo le acabo de preguntar ¿Seguías siendo la misma persona luego de esa experiencia? Y me dijo que no, que definitivamente cambió.

Hay muchas formas de morir en la vida, sin duda es difícil, puede ser duro pero nos lleva a otro nivel de consciencia. En Kabbalah siempre se dice que somos vasijas, recipientes de bendición, pero si está lleno no puede entrar nada, es por ello que primero debemos “vaciarnos”. Mi primera gran muerte se dio luego de mi divorcio. Quien me conoció antes podrá dar fe que yo ahora soy una persona muy diferente, si bien hay cosas que mantengo de mi esencia de niña, debo admitir que era una persona bastante egocéntrica que creía que todo me lo merecía. Mi matrimonio era una farsa, yo me auto engañaba pensando que estaba con un buen hombre (vasija llena) y persistí en esa situación a pesar de lo infeliz que era, es así que el Universo tomó la decisión por mi y ocurrió lo que nunca pensé que me harían, una infidelidad. Esto me dolió en el ego, no sé cómo decirlo, aunque mi alma comenzaba a tomar poder. Llega un momento en que “te rindes”, y es justo en ese momento donde permites que ingrese lo nuevo, y así fue, aunque no era consciente de ello. Hoy veo mi divorcio como una bendición.

Mi segunda muerte fue cuando me operaron del apéndice, el maestro de Kabbalah dice que cuando estamos anestesiados es una manera de rendirse también, por lo que se permite que se ensanche la vasija y que el alma crezca, por decirlo de una manera. Me pareció muy curioso que mencione esto ya que recuerdo que cuando desperté y aún tenía los efectos de la anestesia, sentí que era otra persona. El tiempo había transcurrido de otra manera y mi vida daría todo un giro ya que me comencé a interesar en temas espirituales. Mi operación fue en el año 2008, justo ese año cumplía 33 años y vendrían acontecimientos muy fuertes a mi vida como una serie de despidos laborales hasta que finalmente comprendí que ya no era mi camino.

Otro acontecimiento fue la muerte de mi cuñado en el 2010 de cáncer, que me llevó a hacerme más preguntas y seguir buscando respuestas. Del año 2012 al 2015 Saturno estuvo en el mes de Escorpio (mi signo) y viví una serie de restricciones de todo tipo. Saturno tiene fama de ser malo pero nos “moldea”, para que aprendamos a valorar y comprometernos con todo lo que hacemos, porque sin compromiso no hay bendiciones. Debido a que salí del mercado laboral mis ingresos eran menores y mis deudas mayores, a lo que me veía en apuros para pagar al banco, hoy finalmente salí completamente del sistema económico y no le debo un ¡!&&#! sol al banco.

Ahora que lo pienso, no todos los seres humanos mueren tanto pero mi alma eligió eso, tengo un Stellium (conglomerado de astros) en casa 8 en mi carta natal, la casa de la muerte y renacimiento.  En fin, decidí escribir sobre la muerte simbólica, que no es otra cosa que una transformación, porque estoy en un nuevo proceso de muerte, solo que ahora es de manera consciente. Se que tengo unos patrones muy fuertes arraigados en lo más profundo de mis células que deben salir para permitirme ser una nueva yo, y así es. Hace tan solo un año respondía de una forma y ahora definitivamente ya no es así. Esta vez no puedo compartir el detalle, déjenme morir en paz (broma).

Lo cierto es que cuando la vida nos presenta situaciones de dolor, por favor dejemos de ser víctimas y realicemos esta pregunta: ¿Por qué mi alma ha pedido esta experiencia? Todo lo atraemos nosotros, somos un campo electromagnético que se plasma en el hígado como gravedad, y es por ello la importancia de cuidar el hígado (razón por la cual dejé el alcohol). De hecho uno de los Nombres de Dios de la Kabbalah es para recibir la bendición cuando decidimos dejar una adicción, y es que no podemos recibir la bendición si no tomamos consciencia (vasija llena). Cuando tomamos consciencia nos convertimos en otra persona, es por ello que el tikún (karma) ya no nos corresponde y es así que la influencia astral ya no nos afecta, es así como funciona la Kabbalah, por eso me fascina. Si pensaron que hacía el trabajo por uno, pues así no son las cosas.

Otro ejemplo de vasija llena son las programaciones del subconsciente, por ejemplo hay muchas mujeres que sufren de infertilidad y resulta que tienen una memoria celular de sus ancestros que sabotea que salga embarazada. Por ejemplo su linaje femenino pudo haber sufrido de abortos o muchos hijos que no pudo mantener, etc. y en algún momento deseó no tener hijos y esa información se queda y una persona no entiende por qué no sale embarazada, eso se logra ver a través de la biodescodificación, y una vez que lo hace consciente, puede meditar el Nombre de Dios para la Fertilidad, como lo hizo Sarah la esposa de Abraham que fue madre a los 90 años.

Son algunos ejemplos de lo que es tener la vasija llena y que muchas veces es necesario una muerte simbólica para dejar morir al viejo yo. Si me conociste hace un año debo presentarme de nuevo, porque no soy la misma persona. Así es.

Este sábado 21 de enero daré un taller introductorio de Kabbalah. En el siguiente link la información por si te interesa.

Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval, Uncategorized | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.