Publicaciones etiquetadas con: consciencia

Reflexiones Cuánticas Parte 2

La Gran Consciencia de Amor Universal sabe lo que hiciste, haces y harás, no se le puede engañar. Podemos engañar a otros, incluso a nosotros mismos, pero jamás al Gran Arquitecto. Una real toma de consciencia no se trata de la cantidad de libros que hayamos leído o lo bien que tengamos integrados los discursos de crecimiento personal o espirituales.

Como los seres humanos somos susceptibles de ser engañados, hemos tenido “maestros” incoherentes, con muy buenas charlas de auto ayuda, directores de importantes ashrams de yoga, de iglesias, de sinagogas, de lamasterios, etc. Y esto era posible porque igual los requeríamos, porque muchos de ellos sin duda tenían grandes enseñanzas pero no eran congruentes con lo que enseñaban. Pero también aprendimos lo que no debemos hacer a consecuencia de las decepciones y caídas de dichos maestros. La Gran Consciencia Universal, Dios, como quieras llamarle, ha permitido eso porque era lo que precisábamos para nuestra propia evolución, de lo contrario no nos hubiera correspondido vivir esas experiencias.

No somos conscientes de las constantes intervenciones divinas que ocurren en nuestras vidas, aquellos que perdieron un vuelo por el tráfico pero resultó que el avión que debían abordar cayó con otras personas, aquel rechazo del trabajo que tanto deseabas te liberó de un problema legal, la pérdida del tren que hizo que una persona conozca al amor de su vida, etc. No hay nada que no haya sido previamente decretado, hasta la picadura de un mosquito. Las influencias angelicales son constantes, para bien y para mal, y se manifiestan como circunstancias como consecuencia de nuestras palabras, pensamientos y acciones.

Pongámonos en el lugar del Gran Arquitecto por un momento, imagina que puedes ver las líneas de tiempo de todos los seres humanos. Sabes que el malvado de un tiempo se convertirá en el gran justo del mañana, que fue lo que sucedió con Lot que fue salvado en Sodoma y Gomorra porque de su descendencia vendría el mesías. Eso me hace entender cómo dentro de mi limitada psique humana juzgo situaciones que puedo catalogar como injustas. Los Secretos del Zohar nos explica cómo en la misma biblia distintos personajes son reencarnaciones de otros. Por ejemplo menciona que Moisés era la reencarnación de Abel y personajes como Yitro, el suegro de Moisés, reencarnación corregida de Caín (porque hubo otros personajes de la misma alma no corregidos). De igual modo el Zohar menciona que Moisés no era una buena persona pero su vida dio un cambio radical a tal punto de tener la misión de rescatar al pueblo de Israel.

Nuestra realidad ocurre como un abrir y cerrar de ojos para la Gran Mente Universal, por lo que nuestra realidad ya ocurrió y todo está hecho, pero esto no quiere decir que no tenemos libre albedrío, ser siempre la mejor versión de nosotros mismos es el verdadero libre albedrío. Algunas religiones están esperando a un mesías que se convierta en el salvador, sin embargo no aparecerá hasta que nosotros hagamos el trabajo que nos corresponde hacer, por lo menos una masa crítica deberá hacerlo.

En este momento mucha gente está confundida, mucha gente tiene depresión con los confinamientos, pero hay que salir de ese bucle ya que la vida quiere que salgamos de la idea de vida que siempre hemos tenido. Normalmente cuando los seres humanos sienten un vacío, intentarán llenarlo con cualquier cosa, ya sea con alguna adicción, comprando cosas o llenar el tiempo con tareas administrativas. Esos vacíos son para salir de lo viejo y crear lo nuevo, pero la gente tiene pánico a los vacíos existenciales, se han acostumbrado a llenarlo con cosas materiales. Algunos millonarios se suicidaron porque por más que buscaron llenar sus vacíos con cosas materiales, no lograron salir de su depresión. Las personas de clase media buscaron hacer lo mismo dentro de sus posibilidades, pero una pérdida de trabajo, la acumulación de deudas lleva a dos salidas: a rendirse o a crear una nueva línea de tiempo totalmente nueva. Es fácil escribirlo y sé que es sumamente difícil conseguirlo, pero es parte de nuestro propósito de vida; bajar el cielo a la tierra, ir a los mundos superiores y traer a nuestro mundo lo que no existe previamente. El Universo está buscando esas mentes que puedan precipitar las ideas a la Tierra siempre y cuando sean personas altruistas, que generen impacto al mundo y que no tengan fines egoístas.

Y aquí regreso al principio de este artículo, al Universo no lo podemos engañar. ¿Por qué personas espirituales que se han preparado años, que han pagado mucho dinero en cursos de coaching, etc., no ven muchos cambios en su vida, o incluso son sorprendidos por una enfermedad? En este grupo también debo incluirme puesto que en mi camino espiritual pasé por espiritualidades de fuga de la realidad, que realmente no me estaban permitiendo mirar mi propia sombra o gestionar adecuadamente mis emociones. A estas alturas de mi vida decidí ser auténtica a costa de caerle mal a muchas personas y estar siempre atenta a las estrategias de mi ego.

En mi afán de obtener respuestas a situaciones que ocurrían en mi vida y alrededor mío, me llené de conceptos, conocimientos, etc., pensando que era “avanzada” espiritualmente, seguramente el Universo se reía de mí, y ese autoengaño es el más común que observo en las personas espirituales. Una toma de consciencia no necesariamente ocurre por leer muchos libros espirituales, ver charlas de grandes conferencistas, pagar mucho dinero en cursos, etc. Una toma de consciencia puede ocurrir cuando vemos una rosa florecer o cuando un colibrí aletea frente a nosotros, o cuando tomamos una decisión realmente sincera, es tan sólo un ¡Ajá! ¡Esto era!, me convertí en otra persona porque algo en mí murió y nació otro ser. La verdadera toma de consciencia sólo lo sabe a ciencia cierta el Universo, porque si siguen apareciendo situaciones que pensábamos superadas, es porque aún falta, por más que lo tengamos claro a nivel metal, falta, de lo contrario el Universo no lo volvería a presentar o debemos pasar una última prueba. Cuando hay una real toma de consciencia es un salto cuántico que permite revelar lo nuevo y se crea una nueva línea de tiempo, cae aquel velo que no nos permitía ver más allá del umbral. Y es allí, sólo allí donde los milagros ocurren.

Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Los Peligros de Ser Espiritual

Este artículo ha surgido luego de una serie de intercambios con diferentes personas, entre amigos, colegas, etc., haciendo un análisis de lo que hemos experimentado por “ser espiritual”, aunque espirituales somos todos.

Por ello para efectos de este artículo diré que las personas espirituales son aquellas que deciden emprender una búsqueda más allá de lo físico y material en busca de una transformación personal para obtener mayores niveles de consciencia.

Lo consciente es lo que ya conocemos, es lo visible y manifestamos. Cuanto más conscientes somos, más brillamos. El inconsciente es una caja de pandora porque no sabemos que puede salir de allí, por eso las personas espirituales deben enfrentarse a su propio inconsciente, y no todos terminan en una sola pieza.

Cuando buscamos la espiritualidad para olvidarnos de nuestros problemas materiales, la consciencia cósmica buscará aterrizarnos de forma desagradable porque no podemos evadir lo material o decir que eso no es “espiritual”. El gran problema que tienen muchas personas que buscan la espiritualidad es que sólo aceptan su parte luminosa y niegan su sombra, y eso hace que salga de manera desagradable, eso implica emociones densas, deseos reprimidos, pensamientos tóxicos, etc.

Conozco a muchas personas que detestan que se les hable del espejo, no aceptan esa teoría y eso sigue siendo una evasión de la realidad. Atraemos lo que somos, nos guste o no, y eso ocurre en las relaciones de parejas, amistades, vecinos, etc., basta que un aspecto sea afín para que una persona precise ese aprendizaje. No reneguemos de los ex tóxicos porque ellos nos vinieron a mostrar lo que debemos liberar en nosotros, por lo que también hemos sido tóxicos para otros, el problema es cuando nos ponemos en posición de víctimas y perdemos la oportunidad de ganar mucha luz (y no volver a atraer lo mismo).

La ley del espejo también ocurre entre “maestro-discípulo”, sin duda uno se puede sentir inspirado hacia un maestro para poder atraer luz a nuestras propias vidas, el problema surge cuando cedemos el poder, se da una atracción entre personas con baja autoestima, uno por un lado con el ego distorsionado que busca ser idolatrado y por el otro lado aquel que cede su poder. Estas historias las vemos en todas las religiones y tradiciones y es lamentable.

Emprender el camino espiritual implica enfrentarse a uno mismo en soledad, salir de la zona de confort, ver como personas se alejan porque pierden afinidad, etc., en síntesis no es fácil. Los cabalistas afirman que la luz la debemos ganar con mucho trabajo espiritual, hay que merecer la luz, así que no busquemos espiritualidades evasoras que nos pueden atrasar el proceso.

Debemos aceptarnos con nuestra sombra y con nuestra luz, el ego suele tener estrategias cada vez más sutiles y solemos recurrir al autoengaño (como forma de defensa personal), así que debemos estar muy atentos a nuestras emociones más densas ya que las emociones son energía en movimiento y nos están mostrando donde tenemos la energía estancada, por consiguiente “ser espiritual” no significa tragarnos las emociones porque de lo contrario nos podemos enfermar. Nuestra mente puede aceptar situaciones pero puede ser saboteada por las emociones y el camino de la coherencia interna nos libera de la enfermedad.

Cuando nuestra energía fluye de manera coherente, íntegra, no hay lugar para la enfermedad, pero que el ego no nos juegue malas pasadas ya que hay cosas que están es nuestro inconsciente que como dije es una caja de pandora y nos puede sorprender, por lo que no podemos bajar la guardia. Esto es guerra, la guerra contra todas nuestras oscuridades internas, la guerra no es hacia afuera, lo exterior sólo lo refleja, y todo esa incomodidad es un gran potencial para ganar más luz. A la oscuridad no se le pelea, se la ilumina y se deja de ser afín a ella.

Ser espiritual puede ser muy peligroso porque vamos ganando luz, pero aquellos aspectos que no queremos reconocer se vuelven un peligro para nosotros mismos y para los demás, por ejemplo, si no queremos reconocer nuestras envidias podemos mandar un mal de ojo a los demás y realmente les hacemos daño. A mayor consciencia, mayor responsabilidad, lo mismo sucede con la palabra, los decretos son más poderosos para bien y para mal.

Ser espiritual nos debe llevar a una libertad más allá de conceptos. Perdonar es importante, y si eso no se logra a corto plazo no importa, que tome su tiempo, pero no debemos asumir que ha sucedido cuando no es verdad, puesto que nos hacemos mucho daño a nosotros mismos. Auto observémonos, sincerémonos con nosotros mismos, separemos el ideal de persona que queremos ser con lo que somos en este momento y el camino será lo importante, no nos salteemos procesos. Todos somos especiales y nadie es especial al mismo tiempo, porque nosotros no tenemos células preferidas, D-ios tampoco tiene humanos preferidos, pero sí somos únicos en la diversidad y nuestra distinción debe estar al servicio de la unidad, si no, no tiene sentido. Ser espiritual es revelar la luz para la humanidad, no para nosotros mismos, y el verdadero sentido de la tradición de la kabbalah es recibir para dar, porque no podemos dar lo que no tenemos.

Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Hackeando al Sistema Parte 1

Hoy desperté con mucha información que si no hago algo exploto. Son tiempos críticos, ya se hablaba de un despertar espiritual pero lamentablemente la New Age distorsionó la información. Conceptualizar algo puede llevarnos al dogmatismo pero nuestro sistema humano no lo puede evitar, y sí somos un programa informático, tanto los seres humanos como nuestra “realidad”, y lo escribo en comillas porque esto es una ilusión.

Nuestra realidad es como un sistema operativo, y hay un Gran Arquitecto como dicen los masones y nuestra alma decidió formar parte de este programa, a mí me gusta llamarlo un “juego”.  Y como todo juego hay reglas y hay que conocerlas, allí es cuando operan nuestros sistemas de creencias. Una persona humilde pero con gran avance espiritual no necesita conocer las reglas o ser partidario de una religión o creencia si es que en sus actos es consecuente con estas reglas.

Estos tiempos ya fueron vaticinados por profetas de varias tradiciones: el judaísmo, el cristianismo, el budismo, gnosticismo, ocultismo, etc., estamos por subir a un nuevo escalón evolutivo, y claro que hay oposiciones, como en todo juego, pero debemos comprender que la pelea no es contra esos seres que dominan el mundo o contra el patriarcado, la guerra es interna, lo que nos  llevará a salir de la dualidad, del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, para integrar nuestro Árbol de la Vida, es allí cuando pasaremos a la quinta dimensión. La influencia de los astros ya no tendrá efecto sobre nosotros y los astrólogos deberemos dedicarnos a otra cosa, y es perfecto.

La Cábala nos enseña que los seres humanos somos un recipiente que sólo puede resistir un voltaje de luz de acuerdo a su vasija (merecimiento). Si deseo acceder a un voltaje mayor lo más probable es que me electrocute, por lo que no debemos saltearnos los procesos. En la New Age hablan de trascender la dualidad sólo a un nivel conceptual pero sin una verdadera labor interior. Esta labor interior la emprenden los peregrinos que deciden transformarse en una mejor versión de sí mismos, y para ello muchas veces hay que transitar el dolor, es el camino del iniciado.

En lo personal he sido reacia al consumo de sustancias que llevan a estados alterados de consciencia porque he visto muchos casos de personas que llegan a acceder a niveles que por merecimiento no les correspondía y eso les trae mucho caos en sus vidas. Es como ganarse la lotería y gastar el dinero en cosas inútiles y perderlo todo en poco tiempo.

La New Age afirma que Dios es todo amor y lo es en esencia, en un nivel que está muy por encima de nosotros, pero en esta realidad sólo tenemos al D-ios que podemos soportar por voltaje, por lo que nuestra labor personal consiste en ampliar nuestro recipiente para ser merecedores de mayor luz, y eso implica un D-ios misericordioso, bondadoso que nos llenará de bendiciones, pero en este momento, no es así y lamento decirlo.

El texto bíblico comienza diciendo “En el Principio Elohim creó…”, esto no lo encontrarán en las biblias cristianas, la traducción es simplemente “En el Principio Dios creó…”. Los cabalistas explican que el nombre Elohim rige ante las leyes de la naturaleza y causa efecto donde prevalece el más fuerte, las leyes de los animales, y es que en este momento somos animales racionales, estas leyes implican la influencia astral. Cuando el ser humano pase de animal racional a un verdadero ser humano que es ser un ángel en la Tierra, será otro aspecto de D-ios que nos regirá, uno de mayor consciencia, el nombre que permite que los milagros ocurran, el nombre inefable. Eso ocurrirá cuando una masa crítica lo logre, no es necesario que todos lleguen a ese nivel, por eso es una auto elección.

En este momento estamos pasando por una plaga tal cual sucedió en Egipto cuando Moisés intentaba liberar al pueblo de Israel de la esclavitud, pero es una esclavitud del alma. Egipto conocía el nombre Elohim pero no conocía el nombre inefable conocido como el Tetragrama. Moisés tenía el recipiente para acceder a ese voltaje y no pudo ingresar a la Tierra Prometida de ese entonces porque estaba en un nivel por encima del pueblo, y no es que haya sido castigado como lo interpretan. Por consiguiente, si no logramos ese ascenso no habrá vacuna que valga, los efectos se solucionan en el cielo y no en la Tierra. Saldrán variantes de cepas hasta que el ser humano comprenda finalmente que somos uno, y no solo a nivel conceptual sino a nivel de consciencia.

Debemos mostrar al sistema que somos seres altruistas y que no solo nos importa nuestro propio bienestar. La estrategia del virus lo intentaron anteriormente con gripes porcinas, aviares, etc., pero no prosperó porque hubo protección del cielo. Si se ha permitido esto es porque es un decreto del cielo hacia la humanidad. Si los seres humanos despiertan realmente, podrán poner cualquier virus de cualquier calibre, podrá mutar el virus como la peor película de ciencia ficción, pero un decreto divino vendrá a favor de nosotros y nacerán las soluciones de cualquier manera, ya sea a través de canales que operan como verdaderas herramientas de la divinidad o por simples milagros. Ante un mal decreto también existen los canales que crean el caos, pero sólo se permite si aceptado por el cielo, de lo contrario las mentes más infames no podrán hacer nada.

Por consiguiente, la solución no está en la vacuna pero es lo que toca en este momento, y si nos quieren meter un programa no importará si pasamos a otro nivel, por eso no me preocupa si a través de la vacuna me meten un programa, ahora lo que me preocupa es decirle al sistema que los seres humanos estamos pensando en unidad para beneficio global y llegará la verdadera era dorada. Hay sujetos que quieren hackear el sistema, nosotros debemos hackearlos a ellos.

Categorías: Uncategorized | Etiquetas: , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.