Publicaciones etiquetadas con: bien y mal

Más allá del Bien y del Mal

bienmal

En pleno Mercurio retrógrado en piscis hago esta reflexión, me está costando aterrizar ideas pero ahí va. Quiero partir de una cosa y creo que todos estamos de acuerdo, vivimos en un mundo dual, y no me refiero al Universo sino donde vivimos. De acuerdo al Árbol de la Vida donde vivimos hay más maldad que bondad, sin embargo en el mundo de la emanación todo es amor, no hay dualidad.

En mi búsqueda espiritual, cuando participé de diversos grupos se me decía que hay que trascender la dualidad, y esto llevó a que reprima mis emociones densas porque de lo contrario “no era evolucionada”. Tuve que romper muchos esquemas porque me estaba volviendo muy incoherente y me estaba enfermando, literalmente. Viví experiencias donde en estos tiempos actuaría de manera muy diferente, y está bien, porque me tocó ese aprendizaje.

Me he topado con personas cuyas pequeñas incoherencias las han terminado matando por aquel discurso de “trascender la dualidad” tan chancado y tal mal interpretado. La bondad y maldad existe en cada uno de nosotros y se manifiesta en el exterior, no se trata de luchar hacia fuera sino hacia dentro, con nuestras propias oscuridades para que cambie el exterior. Repito constantemente que la labor espiritual es difícil, el mal puede actuar en nosotros si tenemos fisuras, de lo contrario no puede, por eso hay que laborar en cerrar esas fisuras.

La New Age está tan distorsionada que habla mal del D-ios de Israel, he podido leer afirmaciones  de  una persona que antes admiraba diciendo que es un arconte, y este señor se acuesta con las seguidoras que puede, aprovechándose de su vulnerabilidad y robándose su energía. Otros personajes promocionan códigos que lo que hacen es parasitar, ya ha salido a la luz y mucha gente se ha dado cuenta de ello. Otros dicen ser canalizadores de comandantes interestelares o ángeles, totalmente parasitados mandando mensajes distorsionados que confunden, pero también los veo como entrenadores para que las personas los puedan reconocer.

Es preciso no ceder el poder a nadie, lo que deseen hacer, ya sea rituales, “trabajos energéticos”, etc., deben saber lo que están haciendo. No permitan que los usen como títeres, que les hagan paporretear mantrams en otros idiomas y no tienen idea a quien están llamando. Hay gente que sabe muy bien lo que hace y se escudan en la “no dualidad”. Si esas personas quieren hacer eso, que lo hagan, pero que no utilicen a las personas que no tienen idea de lo que están haciendo, que solo los siguen porque confían ciegamente en ellos. A mi me tocó ver la desarmonía y la discordia en los grupos, por eso me salí, pero veo personas que asisten a esas convocatorias y sus vidas se convierten en un caos, cosa que antes me pasaba.

Yo soy monoteísta, creo en un solo D-ios infinito y no invoco a entidades. La semana pasada estudiamos la parasha Yitró de la Biblia y se dieron los 10 enunciados que conocemos como los 10 mandamientos, uno de ellos dice: “No usarás el nombre de Dios en vano”. En Kabbalah nos enseñan que así como el color blanco contiene los demás colores, la divinidad se manifiesta en matices de acuerdo a como le podemos soportar, es por eso que no podemos pronunciar nombres en vano, ya que podemos generar altos cortocircuitos, por eso que el estudio de la kabbalah no puede ser modificado o distorsionado.

Existen aspectos de la divinidad que se manifiestan para revelar rigor, por eso se malinterpreta el antiguo testamento, pero las traducciones al castellano están distorsionadas y a todo le ponen un mismo nombre, y errado. Cuando una madre maltrata a su hijo es porque ella recibió maltrato y a su vez atrae a personas que la maltratan porque ese es el amor distorsionado que conoce, lo mismo sucede con la divinidad, se manifiesta un ser afin a nosotros, al que podemos soportar, por eso invocar ángeles o letras hebreas sin estar preparados es peligroso, son voltajes que en muchos casos nos traerían más caos que bienestar.

Dejemos lo fenomenológico a un lado ya que la oscuridad se aferra a eso para engañarnos, los ojos son fáciles de engañar por eso hay que sentir. Un personaje con muchos seguidores convoca a una gran cantidad de personas para hacer rituales y nadie tiene idea de lo que hace, en una ocasión invocaron nombres sagrados para los cuales las personas no tenían preparación, por consiguiente lo que sucede es que se manifiesta el caos y muchas personas regresan a sus casas luego de viajes “iniciáticos” a enfrentar mucho caos en sus vidas.

Si hay algo que puedo afirmar es que el satán labora para D-ios a través de leyes celestes. Si leemos el libro de Job vemos cómo “el satán” desafía a D-ios para que Job lo maldiga, esa es la función del ángel acusador. Toda mi vida me cuestioné por qué le pasaba todo eso a Job y encuentro la respuesta en el Zohar y en libros de exégesis bíblicas. Job era asesor del faraón que mandó a aniquilar a los primogénitos de los hebreos, se había generado un gran karma e hizo su corrección puesto que nunca maldijo a D-ios, luego fue recompensado y recuperó todo. Este es el mundo de los efectos, no hay nada bueno o malo que nos ocurra que no sea efecto de una causa, ni siquiera la picadura de un mosquito es casual.

“El mal es el bien mal colocado” como decía un cabalista, por eso las sagradas escrituras nos dicen que no hay que ser tibios, hay que ser íntegros, no podemos jugar para ambos bandos en este plano, y si hay gente cuya misión le corresponde eso, que lo hagan por su cuenta, pero que no convoquen a gran cantidad de gente que no tiene idea de lo que hacen.

Laboremos para que se manifieste solo un ser compasivo a nuestras vidas. La palabra Israel permutada significa “Directo a D-ios”, no necesitamos intermediarios, pero hay que laborar en ser afín a este ser del que somos a su imagen y semejanza y lo que esto implica. Existen tres columnas en el Árbol de la Vida: el rigor, el equilibrio y la misericordia. Alguien me dijo algo muy impactante: “Las águilas son muy amorosas con sus crías y despiadadas con sus presas”. Pues debemos ser como las crías de esas águilas y no las presas. Si en un lugar quieren menguar tu propio poder, huye de allí!  No hagas cosas que no entiendas, no recibas códigos que no comprendas, me tocó ir a sectas donde yo veía con mis ojos cómo los códigos querían ingresar en mí para programarme y ser un títere de un pseudo líder espiritual que a su vez es títere de una entidad. He visto demasiado, pero tenía que verlo, incluso hacer consciente mis propias distorsiones e incoherencias.

Atentos, discernimiento, que brote tu poder, así es.

Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval, Uncategorized | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.