Publicaciones etiquetadas con: Arbol de la Vida

Manifiesta el Espíritu de Dios en tí

jacob

El Sueño de la Escalera de Jacob

Hace unos años tuve problemas económicos cuando perdí mis ingresos fijos, y el estilo de vida que llevaba prácticamente hacía que el dinero se esfumara al instante (muy a lo Chiguán), pero gozaba de buena salud. En otros momentos la salud me fallaba pero estaba en una relación y me sentía acompañada. También me ha sucedido que he estado en una buena situación económica pero sola y con mala salud. Los momentos más críticos de mi vida han sido cuando he tenido escasez económica, mala salud y vida sentimental nula, tiempos realmente duros pero aún así, con ganas de vivir.

 

Por otro lado, me he topado con personas que lo tienen “todo”: salud, dinero y amor y sin embargo han atentado contra sus vidas. Me tocó una experiencia muy dura hace un año, una chica que aparentemente lo tenía toda vivía un verdadero infierno. Joven, guapa, con mucho dinero familiar, realmente no lo comprendía. Ella me confesó que se quería suicidar pero que de alguna manera la había ayudado para que eso no suceda, pero tiempo después sucedió igual, atentó contra su vida con éxito.

Esto me afectó de una manera incomprensible, es decir, a modo de “shock”. Puesto que el impacto puede ser tan alto, tu organismo tiene mecanismos para no colapsar para poder ir lidiando con ese tema de a pocos. Me lamentaba no haber podido ayudarla, no comprendía la depresión, sé lo que es tristeza pero no sé lo que es depresión, y al no comprenderlo no le di la importancia necesaria.

Ahora quiero hacer un paréntesis, tuve una experiencia de “desconexión” con D-ios, por un instante no lo sentí, quizás Jesús por eso dijo: “Padre, por qué me has abandonado”. No me quiero comparar con Jesús, pero siento que esa frase se debió a ello. Afortunadamente esta desconexión que tuve duró solo unos minutos, pero me bastó para comprender algo fundamental: Sin D-ios no somos nada. Puedo estar en la pobreza, sin una relación y con mala salud, pero no puedo estar sin D-ios, y ese ha sido el motivo por el cual me he levantado de mis caías, porque es la fuerza de D-ios la que me levanta.

Entonces comprendí que estas personas por algún motivo no están conectadas a la divinidad y viven un mundo totalmente terrenal, tanto personas con solvencia económica como las que no, ya que el pobre se la pasa pensando en dinero igual que el rico y el año pasado me tocó ver a un chico que también decidió partir por su cuenta, y a diferencia de la chica, no tenía muchos recursos económicos, y sin embargo conozco tanta gente con vidas sencillas muy felices.

Cuando yo tuve esa experiencia pensaba “si no tengo a D-ios no soy nada, por favor que vuelva la conexión”, y volvió. Eso me ayudó a comprender que aquellas  personas que deciden irse, no alimentan su alma, hasta que muere de hambre. Solo se ocupan del cuerpo (Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal de acuerdo a la Cábala). Pero lo digo no en tono acusador, es el mal del mundo, se nos bombardea con todo aquello que nos desconecta de la divinidad para distraernos, podemos redimirnos, pero también hay momentos en que el alma decide irse para comenzar de nuevo, replantear su misión de vida.

Seguir el camino de la misión, es cómo alimentamos el alma, si nos creemos esas historias que nos cuentan sobre las cosas que nos dan felicidad, entonces entramos en un bucle sin salida. La luz artificial del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal (de ahora en adelante, la serpiente), nos impresiona, pero no es una luz real, genera cortocircuito. La cábala no dice que hay que dejar las cosas del cuerpo, son importantes para tener un equilibrio en este mundo, pero jamás sin la conexión divina que es donde venimos.

¿Cómo escucho mi alma?, un paso a la vez, no busquen caminos fáciles, el camino no es sencillo porque hay que enfrentar aquellas cosas que nuestro subconsciente le huye, es así que hay que ser muy valientes. Si me la paso tomando ayahuasca, buscando experiencias extrasensoriales sin transformación personal, estamos fugando de la realidad, y de eso ya estoy hasta la coronilla viendo tanta espiritualidad hipócrita.

Hay mucha distorsión y transgresión, la gente pierde el camino porque el ego se re-adapta  y el ego espiritual es el peor que hay, en especial cuando uno se cree especial, el temido “complejo mesiánico”. Los niños están conectados, se dejan llevar por su curiosidad y creatividad hasta que muchos sistemas lo apagan diciendo cómo debe vivir. Esta semana falleció Karl Lagerfeld, ícono de la moda, quien no quería vestir a Adele por estar muy gorda. Este tipo de personas son las que han dominado el mundo, acomplejando jovencitas confundidas, por dar tan solo un ejemplo.

Probablemente este artículo parezca ridículo a los ateos, aquellos que solo dan fe a lo que pueden ver con sus ojos físicos, cuando esto representa apenas el 1%. Hay tanta luz a la que no podemos acceder porque no estamos preparados y hay tantas cosas que no podemos comprender, porque si llega una información a la que no estábamos listos, el rechazo puede ser muy grande, lo que lleva al fanatismo, es por ello que la cábala ha sido tan difamada por personas que simplemente no les fue bien porque no estaban preparados.

Hoy estuve meditando, tuve una conexión muy fuerte con la energía kundalini y tal parece que accedí a un plano donde todavía no estoy autorizada y un ángel me botó.  Esto que parece algo hostil es un gran favor que me hace porque no podemos acceder a lugares que nos pueden hacer daño. En una porción bíblica cuentan que Jacob tuvo un sueño y vio cómo ángeles subían y bajaban una escalera porque hay jerarquías, por eso no se pueden invocar ángeles a diestra y siniestra.

Adán y Eva perdieron el derecho de estar en el Jardín del Edén y fueron “expulsados” pero la verdad es que se densificaron al consumir del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal y dejaron de tener afinidad vibracional con el Jardín del Edén que está en otra dimensión. Es así que hay que volver a alimentarnos del Árbol de la Vida, cuyos nutrientes fortalecen el alma. Cuando tomamos este camino, cada vez nos acompañarán ángeles más sutiles, si persistimos en la incoherencia y deshonestidad con nosotros mismos y con los demás, seremos afines a entidades bajas que nos generan caos y nos llevan a la desesperanza. Y no hay mayor deshonestidad que “sacarle la vuelta” al alma, siguiendo sistemas de creencias egoicas.  Debemos permitir que el espíritu de Dios more en nosotros. Así es.

Anuncios
Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

¿Qué es la Cábala?

Explicar el significado de la cábala no es sencillo, sin embargo intento hacer una explicación a manera de síntesis. La cábala está siendo desprestigiada por personas que no quieren que se sepa de la misma, acusándola incluso de demoníaca. Cuando uno estudia cábala ingresa a los campos de la filosofía, teología, antropología, numerología, astrología, psicología, historia, etc. Enfocarnos solo en un campo es infinito como lo es el Ain Soph, el infinito que decidió hacerse finito.

La cábala es el camino del auto conocimiento y del conocimiento del Universo. Es recuperar el poder divino en la Tierra, tal cual fuimos creados en el origen. El domingo 1ro de octubre daré un taller Introductorio de Kabblah. Interesados escribir a redflordelis@gmail.com

Categorías: Hannah Karina Sandoval, Videoblog | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

El Retorno al Árbol de la Vida

arbol de la vida

Ya he hablado sobre la ley de la causa-efecto o karma anteriormente en otras entradas y en esta ocasión no es el caso. Esta vez quiero referirme al mundo de las causas, que es el mundo invisible, ya que el mundo de los efectos está en tercera dimensión, es decir, en el plano donde estamos.  La ley de la causa efecto es la ley del Tikún en Kabbalah, lo que debemos “corregir”, “aprender”, “trascender”. Es por ello que cuando intentamos resolver algo en este plano lo que hacemos es persistir.

Cuando vivimos una vida meramente material y mundana, queremos resolver las cosas desde ese plano y allí estamos a merced de la voluntad de los astros, ya que éstos están configurados de acuerdo a nuestro “karma” y “dharma”, esto quiere decir que si seguimos haciendo lo mismo esperando resultados diferentes los astros nos “sacarán la mugre”, pero si nos vamos al mundo de las causas, podremos trascender los astros.

Por ejemplo, una persona que está teniendo serios problemas en sus relaciones de pareja, atrayendo el mismo patrón de persona e intenta resolver el tema ya sea cediendo o tratando de cambiar al otro, en ambos casos permanecerá en un estado de infelicidad porque su situación no cambia. Cuando finalmente se da cuenta de que “hay algo en el o en ella” que está atrayendo la situación una y otra vez, deberá verlo en el mundo invisible, en la parte escondida del iceberg que también es la parte escondida en nuestro ADN.

Estos patrones pueden observarse en la carta natal, por eso es importante saber de astrología, pero antiguamente se adoraban a los astros como Dioses esperando sus favores y esto ya no tiene lugar. La Kabbalah, el Árbol de la Vida, nos dice que nosotros somos vasijas, recipientes de bendiciones. Es decir, el mundo invisible es dador-masculino y nosotros receptivos-femenino (hombres y mujeres), pero ¿qué pasa si la vasija está llena? No entra nada, por eso muchas veces nos toca desaprender, vaciarnos, y eso tiene que ver con sistemas de creencias que son programaciones.

Nuestra estructura divina es el Árbol de la Vida, donde están nuestras capacidades y potencialidades como seres divinos que somos, a imagen y semejanza del creador, es por ello que no podemos acceder al Árbol de la Vida si no laboramos en nosotros mismos. En la historia de la humanidad el ser humano ha buscado sobrevivencia, alimentarse, vivienda, reproducirse,  tener posesiones y una vez logrado todo esto, siguió sintiéndose vacío, al punto de querer poder cuando se obtuvo riqueza material por ejemplo, eso lo podemos ver en muchos políticos.

Cuando el ser humano se dio cuenta que ni con poder encontraba sentido a su vida buscó conocimiento, y todo eso forma parte del Árbol del Bien y del Mal o del conocimiento que nos hablan en la Biblia. Luego de pasar por todo ese proceso, es cuando el ser humano está listo para retornar al Árbol de la Vida, pero para ello deberá “pisar” la serpiente que fue el origen de sus calamidades. Esta serpiente incitó a Adán y Eva a experimentar cosas que no les estaban permitidos y con ello se alejaron de su esencia divina, y no fue el creador quien lo hizo como un castigo. Todo comenzó con el uso que se le dio a la sexualidad, para tener un placer efímero que termina llevando a un vacío existencial como todo lo demás.

De esta manera “caímos” a este plano con un cuerpo físico que limita nuestra alma hasta que llegado el día sea el alma el verdadero piloto de nuestras vidas. No se puede acceder al Árbol de la Vida si se hace uso de la energía sexual de manera irresponsable, es decir tirándola, y esto se da en actos sexuales sin amor y desperdiciando el semen y también por los excesos emocionales y de fuego que se manifiestan en iras. Cuando la serpiente kundalini despierta, es cuando comenzamos a alimentarnos de este árbol.

El Árbol de la Vida consta de 10 esferas o sefirot, siendo la décima nuestro plano denominado Malkuth, el reino, y la primera nuestro ser origen “Yo soy el que yo soy”, Kether. Cada esfera también representa una fuerza astral que nos influye a través de la astrología, y nuestra labor es conectar con estas esencias divinas que deben decodificarse en nosotros, pero sin labor interna no hay nada. La Biblia o la Torah es un libro cabalístico que hay que descifrar, incluyendo el Apocalipsis de Juan que no es reconocido por los judíos, sin embargo hay muchísima información que muchos “descifran” desde hace siglos.

Comprendí que las letras hebreas, más que un idioma son fuerzas divinas que van decodificando nuestro ADN que está pasando de 2 hebras a 12. Lee Carrol canalizó los nombres de Dios que hay que laborar para abrir estas 12 hebras. Lo cierto es que estar en Malkuth o hablemos de la Tierra, es algo muy solicitado en el Universo, muchos ángeles desean esa experiencia y nosotros nos quejamos mucho de nuestras vidas. Nosotros, los pequeñitos insignificantes tenemos una gran influencia en nuestro Universo, es por ello que fue necesario crear este plano donde contamos con la Shekinah, que es la matriz divina, el aspecto femenino potenciador de realidades. Es desde este plano donde lo masculino coloca su semilla, pero el primer paso deberá hacerse siempre desde este plano.

Por años hemos trabajado con el hemisferio izquierdo, el  lógico, racional, dejando de lado el derecho, donde yace la compasión y la misericordia. La esfera oculta se llama “Daath” que significa “conocimiento”, los cristianos cabalistas lo llamaron “gnosis”. Esta esfera aparece invisible como una undécima que une ambos hemisferios cuando llega el momento, y es que volveremos al “Jardín del Edén” como niños, pero con conocimiento, esa es la diferencia.

Cuando más laboremos en nuestra energía sexual, podremos tener sueños cada vez más conscientes. En los “ensueños” podemos hacer lo que queramos, los antiguos chamanes iban a ese plano para resolver sequías y hacer que llueva en este plano, pero esa es  una labor de años o vidas, por eso que las meditaciones cabalistas son un medio extraordinario para ir decodificando nuestro potencial divino y hacer que las fuerzas astrales dejen  de perjudicarnos. Los judíos tienen una serie de restricciones en su alimentación, el shabat, la circuncisión, etc. Definitivamente la alimentación es fundamental ya que estamos pasando de ser animales racionales a seres humanos, y cuando hablo de seres humanos me refiero a ángeles en la Tierra, y los ángeles ya no están a merced del equilibrio de la naturaleza. Es decir, no podemos juzgar a un lobo por comerse a un cordero, porque forman parte del equilibrio de la naturaleza, pero un ser humano cuando va decodificando su ADN no requiere de carnes, pero claro está que cuando es animal racional aún puede requerir de éstas.

Las “soluciones” están en el mundo invisible, los sueños dicen mucho, primero como reflejo del subconsciente y se irán haciendo más conscientes hasta tener el control total de los sueños. El patriarca José pudo salvar al pueblo de la hambruna al interpretar los sueños de las vacas gordas y flacas y buscar la solución que resolvería el efecto de la causa.

Continuará…

Categorías: Hannah Karina Sandoval, Uncategorized | Etiquetas: | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.