Archivo mensual: agosto 2015

Amor Estancado

corazonbloqueadoHace poco me dolía el corazón físicamente, no era consciente del por qué. Solo sé que cuando se activa un karma en mi vida, me duele el corazón y es una oportunidad de liberación. Por lo general los “karmas” son grandes oportunidades para liberar energía estancada. Desde un punto de vista menos consciente, puede ser visto como un castigo, pero sólo es un principio de causa-efecto, por consiguiente es algo que nos falta aprender en la vida, y la vida se encargará de ponernos situaciones y personas para que ese karma se convierta en dharma.

Es absolutamente cierto y real que todo está dentro de nosotros mismos, y que la vida es sólo un reflejo de lo que hemos aprendido y lo que nos falta aprender. Lo que hemos aprendido es lo que ya está consciente, y lo otro está en el subconsciente, no lo vemos o no lo queremos ver.

El amor lo es todo y está en todo, hasta en lo que consideramos como más denso. Las emociones como el miedo, el odio, el resentimiento, etc. son energías de amor estancados, inclusive se pueden llegar a pudrir y es lo que se conoce como enfermedad y muerte. Siempre digo que somos como capas de cebolla, seguimos sacando, seguimos liberando para que un día seamos esencia pura, pero esto ocurrirá siempre y cuando permitamos el cambio, porque de lo contrario la energía se seguirá estancando, y lo podemos ver en las personas amargadas y resentidas (que por cierto, fui).

En este momento tan acelerado, donde la información llega tan rápido y por consiguiente las situaciones, he aprendido mucho acerca del movimiento de la energía. Muchas personas hoy están pasando por situaciones tan fuertes, que en realidad lo que se busca es que se liberen cosas que ya no deben permanecer, incluyendo cosas ancestrales como sistemas de creencias, patrones, situaciones repetitivas, enfermedades hereditarias, etc.

El miedo es lo opuesto al amor, y el miedo nos paraliza. Es por ello que muchas veces no se actúa o se no se expresa lo que se desea por puro miedo, especialmente miedo al dolor. Este es un patrón casi generalizado y lo observo en mi misma cuando no digo cosas por no salir lastimada. El tema es que ahora lo hago consciente y mientras tanto, intento canalizar el amor en mi interior de distintas maneras, porque el amor es uno solo, de lo contrario se estanca dentro de nosotros generando más caos y sufrimiento.

Las adicciones son respuesta a ello, buscan sedar aquel dolor que no queremos sentir, pero que tarde o temprano buscará la manera de salir, para ello no se requiere nada externo a nosotros: ni de personas, ni alcohol, ni marihuana o ayahuasca, aunque entre en polémica con personas que no piensen así. Cada vez estoy más convencida que no necesitamos nada externo a nosotros. Si bien somos seres sociales y nos gusta interrelacionarnos con los demás, también surgen sentimientos y afectos hacia otros, pero la “respuesta deseada” se dará únicamente cuando estemos en equilibrio en nuestro interior.

Nos hemos pasado la vida poniendo corazas, camuflando nuestros sentimientos, pero en estos tiempos es una locura hacer eso. Con la energía que se está moviendo lo que se busca es despojarnos de todo aquello que no nos permite ser nosotros mismos para ser pura esencia. Es así que lo vemos reflejado en las relaciones de pareja, en las relaciones sociales, laborales, etc. Todas las situaciones al final buscan una sola cosa, que seamos uno con nuestro “yo soy”, con nuestra esencia, despojándonos de esos patrones y sistemas que tanto nos han limitado.

Cuando hay situaciones que involucran directamente al corazón, duele físicamente, y cuando el corazón se rompe, se rompe de verdad, el tema es que hay que buscar el modo de repararlo y no ponernos corazas con el propósito de no ser dañados nuevamente. Eso lo único que ocasiona es el estancamiento de energía que vuelve a las personas amargadas y reprimidas que tienen que juzgar a otros por no tener la vida que quisieran. O simplemente se auto engañan diciéndose a sí mismas que todo está bien, que son luz y amor, pero cuando la vida pone situaciones detonantes, puede salir a la luz situaciones de extrema violencia que son realmente indeseables y que pueden terminar, en el peor de los casos, en asesinato.

La persona que está herida puede sentirse incapaz de amar, pero cada persona es un tema y solo debe importarnos nuestra propia vida. Muchas personas cometen el error de querer cambiar a otros, especialmente a sus parejas, cuando eso es absolutamente estúpido (perdonen la palabra). Hay que tener el suficiente amor propio para ver cuando alguien es incapaz de retribuir el amor que uno tiene que dar, y ese amor quiere salir y plasmarse, solo que debe ser canalizado de manera distinta. El amor es uno solo y puede manifestarse de infinitas maneras, es así que si vivimos un amor no correspondido, ese amor debe ser canalizado hacia otros o hacia nuestra misión de vida. O una persona que anhela ser madre y no puede, puede darle ese amor a otros niños que tanto lo necesitan o a hermanos menores. El tema es que si no “movemos” el amor éste se estanca al punto de llevar a la muerte.

Me conmovió mucho la vida de Facundo Cabral, aquel extraordinario cantor que tuvo una vida muy dura y supo ofrecer amor al mundo a través de sus canciones. El perdió a su esposa e hija en un terrible accidente de avión y estando al borde del colapso recibe la llamada de la Madre Teresa quien le dijo que vaya a Calcuta porque tiene mucho amor que dar ahora que había perdido a sus amados seres. Y es así, pero el ego siempre personaliza las cosas, y eso se llama apego. No es fácil, y en ese camino estamos todos, el tema es hacerlo consciente. Si comparto esto no es porque lo haya trascendido, sino que voy haciendo consciente cómo se mueve la vida, a pesar de que duela, a pesar de que tengamos que vivir amores no correspondidos, desde niños huérfanos que buscan el amor paternal, hombres y mujeres que buscan el amor que no encuentran dentro de sí mismos en otros, pensando que eso los hará felices, cuando en realidad, sólo se plasmará el amor externo sin karma cuando estemos completos internamente.

Entonces, la energía estancada en cualquiera de nuestros chakras ¡es absoluta responsabilidad nuestra! Ya no son tiempos de seguir culpando a otros, hay que salir del drama y observar con otra perspectiva permitiendo que se de el cambio, el salto cuántico, de lo contrario los círculos viciosos continuarán incesantemente, que pueden continuar vida tras vida. La elección está en nuestras manos.

Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | 5 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.