Ares conversa con Morlah sobre el Amor Incondicional

amorincondicionalAres: No termino de comprender el Amor Incondicional que tanto mencionas

Morlah: Lo has experimentado, casi todos los seres humanos lo han experimentado por lo menos una vez en su vida, con sus seres queridos. Incluso aquellas personas a las que se les considera como perversas.

Ares: Cuando me he enfrentado a situaciones de dolor, he intentado responder con amor incondicional.

Morlah: Incondicionalidad quiere decir que no hay de por medio ninguna expectativa con el acto, es decir, si actúas con amor incondicional, no habrá de importar si eres retribuido con ese acto, y mucho menos no puedes esperar una respuesta ya sea de gratitud o de reconocimiento, eso es condicionalidad. El amor incondicional no espera nada, sólo actúa por puro amor. Muchas madres han sido incondicionales con sus hijos delincuentes porque sólo muestran amor a pesar de que puedan responderles con ingratitud.

Ares: Muchas personas no pueden ser incondicionales ni siquiera con sus seres queridos

Morlah: Es verdad, y mucho menos con sus enemigos. El maestro Yeshua decía que hay que amar a los enemigos, y he allí el reto de la humanidad.

Ares: Pero eso es imposible, si hay personas que lo único que hacen es molestar, decir cosas hirientes, maldecir, etc.,

Morlah: Esas personas son tus maestros. Recuerda que no debe importarte cómo están ellos, ese es su proceso, lo que importa es como tú reaccionas ante una situación. Si es con ego, te afectará todo y te pondrás en situación de víctima o juez, pero si estás vibrando en amor, alineado con tu esencia, no te afectará en lo más mínimo. Lo mismo sucede con la brujería, quien vibra en amor es inmune a todo ello. Cuando vibras en amor, transformas tu entorno y las personas también se transforman.

Ares: Veo muy difícil no sentirse afectado si una persona que tu quieres te hiere por ejemplo.

Morlah: Nada te pertenece, tu felicidad no depende de nada externo. Cuando las personas aprenden esto, aprenden a desapegarse, inclusive de sus propios padres o hijos, porque no les pertenecen, consiguen una libertad, y con ello un estado de plenitud.

Ares: ¿Pero cómo una persona puede desapegarse de un hijo o de su pareja?

Morlah: Cada ser humano ha venido a volar con alas propias. Las almas eligen a los seres que los van a ayudar en su proceso, pero la misión es totalmente individual. Cada uno llega solo y se irá solo. Es muy importante guiar, pero nunca intervenir en el proceso de nadie, ni siquiera de los más cercanos. El libre albedrío es sumamente importante y hay que respetarlo. Cada ser humano vino a experimentar, y en ese camino vivirá karmas (lo que aún no ha aprendido o ley de la causa-efecto) y dharmas (lo que ya aprendió y le da el camino libre). Las personas afines pueden ayudar a sostener, son un real apoyo cuando brindan su amor incondicional, independientemente si la persona esté actuando de una manera que pueda considerarse como equivocada.

Ares: ¿Y qué sucede en las relaciones de pareja?

Morlah: Paradójicamente, se pierde el amor incondicional y comienzan una serie de condiciones que derivan en el fracaso de la relación. Una lucha de poderes y de control.

Cada ser humano atrae lo que necesita para su aprendizaje, y si no aprende, las situaciones se volverán repetitivas. Si una persona suele atraer a parejas dominantes, deberá auto observarse porque no se trata de tolerar o aguantar, todo eso es una bomba de tiempo. Una relación sana implica libertad y respeto, un complemento debe desear y buscar el bienestar y el crecimiento de la pareja. Muchas parejas se vuelven muy competitivas en vez de vivir sus procesos en armonía. Cuando se aprende esto, las relaciones comienzan a vivir más en el dharma que en el karma. Y el amor incondicional es esencial.

Ares: ¿Pero ante actos realmente deplorables?

Morlah: Ya hemos hablado de que lo que tú consideras como malo o bueno es aprendido. Recuerda que siempre está primero tu bienestar y equilibrio, el amor propio es lo primero. ¿Cómo podrías ayudar a otros si no te cuidas? Si una persona está en un proceso particular y no es saludable para ti estar cerca, puedes emanar tu amor con la tranquilidad de que hiciste lo que fue necesario y retirarte. Esa persona podría volver una vez obtenido el aprendizaje y necesitará que le extiendan una mano cuando haya caído en lo más profundo. Muchas personas en la historia actuaron sin juicio y con amor incondicional con personas que otros repudiaban por sus actos o situaciones, puedo mencionar a Yeshua o la Madre Teresa de Calcuta, por ejemplo.

Ares: Pero llegar a ese nivel es casi imposible

Morlah: Tu pones los límites de tu vida, lo que crees, lo creas.

Ares: Gracias, qué haría sin tí.

Morlah: Tu eres parte de mí y también aprendo desde otra perspectiva. Recuerda que el amor es la única verdad. Te amo.

Anuncios
Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: