De la mano con la Sombra

Por Karina Sandoval

sombras2

Todas las personas tenemos un lado oscuro, que es todo aquello que no nos gusta de nosotros mismos y que no queremos que los demás vean. Sin embargo, cuando el lado oscuro es negado, reprimido y repudiado,  saldrá de diversas formas, muchas veces de manera violenta.

Hay infinidad de formas en el que el lado oscuro se manifiesta, desde maneras simples hasta muy complejas.  Ese “lado oscuro”, va a depender de la posición que tome el ego, que paradójicamente puede cambiar de bando. ¿Cómo es esto? Los sistemas de creencias nos dicen qué es “bueno” y qué es “malo”, pero conforme vamos madurando, estos conceptos varían. Pasamos de posiciones sumamente radicales a opiniones más blandas e incluso opuestas de un mismo asunto. ¿Por qué sucede esto? Porque vamos abrazando nuestra sombra.

Nuestro ser superior actúa trascendiendo toda dualidad, toda luz y sombra porque todo está integrado, todo es reconocido como parte nuestra. Cuando algo no lo está, es cuando aparece el juicio. Sólo el ego juzga y sólo el ego se coloca en una posición de víctima. Nuestro ser superior no hace eso.

En la época de Jesús, se repudiaban a los delincuentes y a las prostitutas, sin embargo Jesús no lo hacía, él los integraba porque transcendió sus dualidades. Quien no juzga comprende, se solidariza y tiene compasión. La compasión no es pena ni lástima, es mirarse en los ojos de la otra persona, identificándote sin sentirse más que nadie porque también es un disfraz del ego.

La vida está llena de maestros, ni bien salimos a la calle comenzamos a experimentar una serie de situaciones con personas desconocidas. Tenemos experiencias gratas e ingratas. Personas que nos tratan con mucha amabilidad y también sucede lo opuesto. Cuando experimentamos esto solemos pensar “Qué persona más antipática”, “Qué renegón”, “Qué hipócrita se ve”, y así durante el día hemos hecho una serie de valoraciones de manera inconsciente que si comenzamos a contarlas nos llevaríamos más de una sorpresa.

Cuando vamos tomando consciencia, nos damos cuenta que no somos jueces ni víctimas de nada. Las situaciones se seguirán dando pero nos vamos convirtiendo en observadores. Una de las enseñanzas más importantes de la vida las dio Hermes Trismegisto, en el libro “El Kybalión”, donde se mencionan los 7 principios herméticos, uno de ellos es: “Como es arriba es abajo, como es adentro es fuera”. Cuando comprendemos este principio, significa que todo lo externo que se me presenta, es el reflejo de mi interior. Esto quiere decir que si nos topamos con situaciones muy desagradables, hay que observar nuestro mundo interno.

“La vida es un espejo”, hemos escuchado esto muchas veces y quizás no le hemos dado la importancia debida.  Cada vez que emitamos un juicio, observemos de la manera más objetiva, si hay algo en ello que está en mí.  Por ejemplo, veo a una mujer joven caminando por la calle con falda pequeña y escote pronunciado, llamando la atención de los varones. ¿Qué pensamientos llegan a mi mente? Si lo que se viene es cualquier tipo de juzgamiento, es el momento de auto observarse. El espejo se manifiesta en el repudio, pero irónicamente, es probable que una parte de mí quiera estar en el lugar de esa mujer, y por eso la juzgo. Sin embargo, si la persona no genera ningún tipo de valoración en mí, porque comprendo que cada persona es como es y no tiene nada que ver conmigo, quiere decir que no se ha manifestado un espejo y la sombra ha sido abrazada.

La sombra se manifiesta de tantas maneras, a modo individual y colectivo, que nunca acabaría de dar ejemplos. La TV nos muestra la vida privada de personajes cuyos actos generan muchas reacciones en los televidentes, fomentando diversas valoraciones más que nada negativas, es una manera cómo se manifiesta la sombra. De igual modo las noticias, donde hablan de puras desgracias, nos hacen juzgar al mundo como un lugar decadente.  Pero ya hemos dicho que lo que está fuera está dentro, así que para una persona el mundo puede ser maravilloso, un lugar de inspiración constante, pero para otra puede ser un infierno, y ambas personas podrían ser vecinas. Para no caer en las trampas del ego, evitar este tipo de programas es algo sumamente sensato.

La sombra no distingue género, estatus social o camino espiritual. Se manifiesta en personas muy arraigadas a lo material como en personas que buscan un camino espiritual, siendo más difícil para éstas últimas “controlar” a su sombra, puesto que se buscar caminar “en la luz”, y especialmente dar esa imagen de ser casi iluminado. Muchas personas que transitan el camino espiritual deciden volverse vegetarianas, sin embargo esta decisión no es del todo consciente, sino se toma por recomendaciones de gurúes y líderes espirituales o filosofías New Age, Tibetanas, Taoistas, etc. Abrazar la sombra significa aceptar que hay personas que consumen animales sin juzgarlas, puesto que una manera de manifestarse la sombra es justamente juzgando a aquellas que no hacen o no comparten la propia filosofía de vida, y si yo juzgo se debe a que se está reflejando uno de mis espejos y es probable que muy en el fondo esté deseando saborear un pedazo de cuadril argentino. Cuando se hace algo verdaderamente consciente, se es coherente con lo que se piensa y con lo que se hace, por lo que es importante respetar los propios procesos personales sin juzgar o peor aún, juzgarse a uno mismo.

La coherencia es la actitud de vida más saludable que podamos tener, no ser coherentes es lo que más envejece y enferma. “Mi matrimonio no está bien pero lo hago por la casa o los hijos”, “No me gusta mi trabajo pero tengo un buen estilo de vida”, “hablo de amor y respeto y soy infiel”, ejemplos son demasiados. Estaba pensando en lo seductoras que son las personas fieles a sí mismas, por más que sean consideradas como “malos chicos” o “malas chicas”. Jesús decía “Sean fríos o calientes porque a los tibios los vomitare”, esto es lo que aprendí e intento ponerlo en práctica. Si alguien no te cae bien, está bien ser cortés, pero ¿decirle cuánto la/lo quieres?, es momento de observarse.

Curiosamente los medios nos presentan a personajes tanto a nivel nacional o internacional a quienes los catalogamos de diversas maneras “el codiciado”, “el exitoso”, “el gracioso”, “la intelectual”, etc., y es que aquellas personas moldean su imagen para ser vistos de esa manera, y cual desgracia le cae a aquella “mujer fatal”, que le comienzan a salir arrugas o se le notan las celulitis, prácticamente su vida mediática se acaba, o el “gracioso” que tuvo un arranque de ira o el “exitoso” que su esposa se fue con otro. El ego entra en crisis, pero a decir verdad al ser superior le importa muy poco, él solo quiere ser como un niño curioso que se permite equivocarse, vivir el presente y ver la vida de manera despreocupada, haciendo lo que más le gusta y sin dejar de soñar en el propósito de su vida porque PARA ESO VINO.

Hombres, ¿hace cuánto que no lloran porque la sociedad no se los permite?. Hay que recordar que tanto hombres como mujeres tenemos energía masculina y femenina, siendo AMBAS necesarias para lograr el matrimonio perfecto individual, y cuando esto se logra sin duda la relación de pareja será exitosa. Cuando comprendemos que vinimos solos y solos nos vamos, que nada ni nadie nos pertenece, comenzaremos a ser felices.

La sombra se manifiesta de infinidad de formas, como se dijo antes, y uno de los temas más apremiantes es la sexualidad. Durante siglos se ha visto como algo sucio, generando culpa especialmente en las mujeres que han tenido que negar su propia sexualidad y placer. Por otro lado Hollywood nos dice que la promiscuidad es algo  natural hoy en día. Una forma de manipulación es irse a los extremos. La sexualidad es sagrada, sin embargo vemos que es común tener relaciones sexuales con el muchacho que conoces en el bar o con el amigo con derechos para saciar las partes inferiores del ser humano. Si Hollywood lo dice seguramente será así ¿Eso crees?. La forma de contaminación energética más grande que existe para el ser humano e incluso para la Madre Tierra es a través del sexo inconsciente y eso lo saben aquellos que quieren que las cosas sigan de manera inconsciente. Sin embargo, el sexo con amor purifica los campos electromagnéticos. Por un lado la culpa, por otro lado el libertinaje. Por eso digo que es el tema más apremiante y da como para hablar un artículo entero (que seguro escribiré).

Abracemos nuestra oscuridad, es parte nuestra, ese lado oscuro fue el que nos levantó cuando estuvimos caídos, el que nos enseñó a respetarnos a nosotros mismos y el que permite emerger nuestro lado creativo. Permítete equivocarte y no tengas culpas, porque hemos venido a esta vida para aprender.

Anuncios
Categorías: Artículos, Hannah Karina Sandoval | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: